26 de octubre de 2012


EDUARDO MALLEA

"Un señor ceremonioso. Seducía su manera de hablar, de sonreir, de incorporarse para saludar. Me dijo con firmeza pero sin maldad: "puede arrepentirse de tratar con escritores que admira. El hombre (o la mujer) no siempre están a la altura de la obra. Se va a llevar sorpresas desagradables". Las tomas las hice en 1969 en su casa, un imponente edificio en la calle Cerrito.
Me sorprendió la inmensa biblioteca., nunca había visto una tan enorme en una casa particular..."

Sara Facio





No hay comentarios: