27 de noviembre de 2012




ALEJO CARPENTIER

"En 1968 Alejo Carpentier era embajador de Cuba en Francia. Fui a la embajada a tomarle fotos -luego de anunciarme por carta- pero nos trenzamos en un áspero diálogo. El punto era que entre los escritores elegidos para el proyecto figuraba un enemigo: Guillermo Cabrera Infante. Tanto el escritor como la fotógrafa fueron intransigentes. Sus argumentos, inamovibles. Las fotos se pospusieron para más adelante. La nueva cita fue en su casa, un departamento clásico en el elegante barrio de L'Etoile. Ahora sí estaba de acuerdo en que tomara fotos, pero sin posar ni utilizar luces...
Ante mi insistencia sobre la falta de luz en ese escritorio sombrío con pesadas cortinas de brocado. Carpentier me invitó a salir a la calle y mostrar el bistró del barrio. Era una oportunidad solo aprovechable por reporteros gráficos. Robar tomas mientras se camina, o se bebe un café en una barra y la aproveché".

Sara Facio





No hay comentarios: