14 de noviembre de 2012





"...Allí recibía a Homero Arce para ver las correcciones;
allá a un sacerdote que le pedía una colaboración para una Universidad Católica. En el bar se bebía a mediodía, en el living después de la cena. De noche se comía en el comedor, de día en el alero posterior. O jugaba a tomar el aperitivo adentro de un bote encallado en el jardín.
la siesta era sagrada y a ese dormitorio no entraba nadie más que Matilde".


Sara Facio


No hay comentarios: