15 de noviembre de 2012


"...Tomando aquello como una travesura, como algo que los devolvía al grato desorden de otros días, habían despachado una carta a Carlos, enterándolo de una aventura que cobraba, para Sofía, un significado providencial, después de tantos sueños de viaje, de tantos itinerarios dejados en el papel, de tantas partidas nunca resueltas. Al menos se estaba en algo nuevo. Port-au-Prince no era Londres, ni Viena, ni París; pero ya significaba un gran cambio. Se hallarían en una Francia ultramarina, donde se hablaba otro idioma y se respiraba aires distintos..." 

Alejo Carpentier
(Fragmento de "El siglo de las luces")





No hay comentarios: