11 de noviembre de 2012



"El gentleman que escribe se dedica a conjurar dos dimensiones de su vida -el pasado y el futuro- y a exaltar la que usufructúa deseándola definitiva: el presente. El gusto por "la pose" que practica en sus fotografías no es más que el parpadeo solapado de ese fugaz momento de eternidad que pretende fijar. A sus espaldas se extiende la legión de los padres que vinieron contra Rosas: el universo estremecido, la infancia estremecida por gritos de alerta, carencias, viajes incómodos y borrosos entre baúles amontonados y mujeres de negro. O el itinerario de la adolescencia acechada por montoneros barbudos, díscolos e inacabables; también por ahí correteaban los indios con menos ropas y mayores exigencias. Y los paraguayos, que a lo largo de una guerra formal les exhibieron la inquietante condición de que simultáneamente condensaban sobre sí la bárbara agilidad del malón y de la montonera: el Paraguay era la provincia más grande y arcaica y la menos liberal, se resistía al europeo, al progreso spenceriano y la cartilla, hablaba en guaraní y usaba poncho, se prolongaba hasta hacer de la guerrilla un modelo invicto y humillante y su jefe era un caudillo que parecía sintetizar todos los anteriores hasta alcanzar una dimensión de inédito héroe americano." 

David Viñas
Fragmento de "De Sarmiento a Cortázar" 





No hay comentarios: