16 de noviembre de 2012






El Viejo Varieté

Enciéndanse
las nuevas luces del viejo varieté.
Puede volver,
el bailarín que imitaba a Fred Astaire.
Hoy como ayer,
necesitamos olvido y el placer
de ver a los artistas,
esos ilusionistas
que hacen el mundo desaparecer.

Prepárense,
frac trajinado y harapo de lamé.
Siempre es igual:
cartón pintado y un fondo musical.
Disimular,
el espectáculo debe continuar.
La concurrencia espera
sonrisas por afuera
y por adentro ganas de llorar.

Pasaron guerras y revoluciones,
perdimos unas cuantas ilusiones,
no la del cuento extraordinario
que alguien repite desde un escenario.
Tuvimos padres
que nos castigaron.
Tuvimos hijos
que nos criticaron.
Somos idénticos delante,
la feria mágica de los cantantes.

El Music Hall
es Judy Garland, eterna como el sol,
y el Nadie aquel
que espera un día cantar como Gardel.
Una canción
la moda cambia, no la fascinación.
A escena los artistas,
mientras el mundo exista
no se suspende la función.

María Elena Walsh 



No hay comentarios: