22 de noviembre de 2012




Elegir, 
la opción que elijo

Se acuesta a mi lado
alternando monstruo y rama en florescencia.
El amanecer lo trae, 
confusiones -de hecho sustancia-
aislan el suspiro,
retoman certeza -de hecho finitud-
tributos de ganas y variantes
para ser cada vez Alberto Girri,

según el que refleje,
según lo que afuera soy,
con insomnio,
con la cerviz quebrada
en el lujo de desmentirme.

Lobo del absurdo,
aborrecido deslumbramiento,
cruz andada en mis invocaciones.

Alberto Girri

(De Escándalos y Soledades, 1952)







No hay comentarios: