11 de noviembre de 2012


Las opciones del domingo porteño son pocas y precisas, la iglesia y los ravioles, el fútbol y los burros, el ciclismo y los balnearios, el picnic y la visita a los familiares, el cine y los bailes, el bodegón y la milonga. Ciudad moderna, los domingos tienen esa penetrante tristeza enmascarada con gritos y risas y el mejor traje, tienen la caída de hombros del que vagamente busca escapar a la alienación de la semana y de la vida, encontrar una reconciliación que todo le niega y que solo la esperanza vestida de gol o de batacazo le muestra desde lejos. 

Julio Cortázar 
(Del Libro Buenos aires Buenos Aires) 
Foto: Plaza Francia






No hay comentarios: