9 de noviembre de 2012


Metrópolis reúne un conjunto de piezas elaboradas en distintas ciudades del mundo, caracterizadas por la exaltación formal de los paisajes arquitectónicos.
Las obras están gobernadas por una composición estricta, de líneas marcadas y balances medidos, donde superficies y volúmenes se configuran según armonías o arreglos rítmicos. Cubismo en bilbao (1999), por ejemplo, concentra estas propiedades. La imagen está prácticamente dividida en dos partes por una línea diagonal, formada por la arista de uno de los volúmenes arquitectónicos que separa un bloque en primer plano del fondo.
El peso compositivo de cada parte es aproximadamente
el mismo. La oscuridad del plano cercano se complementa en la claridad del lejano; las diagonales que dominan aquél encuentran correlato en un conjunto de verticales que resaltan en éste. 
(Texto: Rodrigo Alonso) Foto: "Cubismo en Bilbao"







No hay comentarios: