5 de noviembre de 2012



‎"Pablo Neruda podía escribir en todo momento y en cualquier lugar.
En la mesada del bar, subido a un taburete, escribió su autorretrato publicado en el libro Retratos y autorretratos.
En un viaje en auto a Valparaíso, en un cuaderno sobre sus rodillas escribió un poema a Violeta Parra.
Su escritorio formal era la Covacha, pero podía escribir en la cama, recostado en sillones, en los bancos esparcidos frente al mar. Escribía donde lo encontraba la inspiración.
Una vez lo vi hacer un dibujito mientras redactaba un poema y me extrañó.
Qué es eso? pregunté muy curiosa.
Aquí tengo que poner el nombre de un pájaro pero ahora no puedo detenerme a pensar. Me distraigo. Luego veré los libros para elegir la palabra adecuada". 

Sara Facio






No hay comentarios: