19 de diciembre de 2012









¿Huelen? Sí, el el tufillo: arroz cantonés con soja, salsa negra. Hay algo más: orina de perro (es temprano); más: té. Sí, como habíais previsto, estamos en el barrio chino.
El lector -Pero ¿y ese disco de Marlene?
Yo -bueno, querido, no todo puede ser coherente en la vida.
Un poco de desorden en el orden, no? No van a pedirme que aquí en la calle zanja, junto al Pacífico (sí, donde come Hemingway), en esta ciudad donde hay una destilería, un billar, una puta y un marinero en cada esquina les disponga un "ensamble" chino con pelos y señales. Haré lo que pueda. Así es que:
-¡Atmósfera China muchachitas! -el Director sale de una nubecilla azafrán con olor a yerba quemada (sí, la yerba que suponéis). Sale de su pagoda de humo, cabizbajo, el pelo laqueado de sudor, los ojos -dos bolas rojas- de bulldog de jade, las manos cruzadas sobre el pecho (¿recita el libro?); camina, siguiendo una línea de puntos. Tirita, enverdece; la nube opalina, se deshace en el decorado. Es verde limón, pluma de gallo, se eriza; un viento venenoso le ha entrado por los nueve orificios." 

Severo Sarduy
Fragmento de "De donde son los cantantes" 





No hay comentarios: