31 de diciembre de 2012

"Yo, Olga Orozco, desde tu corazón digo a todos que muero.
Amé la soledad, la heroica perduración de toda fe,
el ocio donde crecen animales extraños y plantas fabulosas, la sombra de un gran tiempo que pasó entre misterios y alucinaciones, y también el temblor de las bujías en el anochecer.
Mi historia está en mis manos y en las manos con que otros la tatuaron.
De mi estadía quedan las magias y los ritos,
unas fechas gastadas por el soplo de un despiadado amor,
la humareda distante de la casa donde nunca estuvimos,
y unos gestos dispersos entre los gestos de otros que no me conocieron.
Lo demás aún se cumple en el olvido,
aún labra la dicha en el rostro de aquella que se buscaba en mi igual que en un espejo de sonrientes praderas
y a la que tu verás extrañamente ajena:
mi propia aparecida condenada a mi forma de este mundo".

Fragmento de "Las Muertes"




No hay comentarios: