22 de enero de 2013



Julio Cortazar se radicó definitivamente en París en 1951. Tanto su obra literaria como sus testimonios para estudios académicos o sus reportajes periodísticos están colmados de referencias a Buenos Aires que, en definitiva, nunca fue realmente su ciudad. Sin embargo, así como en su momento Buenos Aires lo excedía, más tarde Buenos Aires, fue el sitio quimérico de su vida.

De inmediato surgieron las primeras preguntas, algo impertinentes, por ejemplo... porqué si querías tanto a Buenos Aires te fuiste...

Más tarde, cuando su fama se expandió, lo contestó mil veces: antes del 50' Buenos Aires me parecía una cárcel. Era un burguesito ciego, no entendí muchas cosas de la política y de mi gente

Sara Facio




No hay comentarios: