4 de febrero de 2013

"...Y más atrás todavía, mientras la infancia se iba con los últimos pantalones cortos, una mínima visión de zona suburbana, penetrante como las imágenes que mirábamos en las lapiceras cuando el hastío de la clase nos llenaba de evasión y chocolate, esas vistas de una iglesia o un paisaje prisioneras en una pequeña lágrima de vidrio que nos pegábamos a los ojos mientras la maestra, pobrecita, se empecinaba en Vilcapugio y Ayohuma, en la inexplicable tragedia de Cabeza de Tigre. Apenas una visión prisionera en una lágrima de vidrio, mínima, como este resumen:

La Infancia

Me acuerdo de una plaza, poca cosa:
Un farol, un paraíso, unos malvones,
Y ni un banco en que estar y ni una rosa.
Pero venían todos los gorriones."

Julio cortazar
(Del Libro Buenos Aires Buenos Aires)
Foto: Patronato de la Infancia



No hay comentarios: