9 de marzo de 2013


                       
¿Intentaría Chen levantar el mosquitero?. ¿Lo golpearía?. La angustia le estaba retorciendo el estómago. Conocía su firmeza, pero en aquel momento sólo era capaz de pensar con el embrutecimiento, fascinado por aquel montón de muselina blanca que caía del techo sobre un cuerpo menos visible que una sombra y de donde emergía un pie medio inclinado por el sueño, vivo, no obstante de la carne de hombre.
La única luz procedía del edificio vecino, un gran rectángulo pálido de electricidad, cortado por los barrotes de la ventana, uno de los cuales rayaba el lecho precisamente por debajo del pie, como para subrayarle el volumen y la vida.
Cuatro o cinco bocinas sonaron a la vez. ¿Descubierto?. ¡Combatir, combatir con enemigos que se defienden, con enemigos despiertos, qué liberación...!

Andre Malraux
(Fragmento de La Condición Humana)



No hay comentarios: