13 de mayo de 2013


"Lejos de tender únicamente al Racionalismo, a la razón puramente individual, todos los esfuerzos que el espíritu humano ha hecho constantemente y sin descanso, desde el siglo XVI, para emanciparse de todas las maneras posibles, científicamente, literariamente, religiosamente, de las cadenas del pasado, de la superstición del pasado, han tenido por fin y resultado constatar el poder sucesivo y colectivo del Género Humano y, por consiguiente, de fundar de un modo indestructible la Doctrina del Progreso. (...) 

El pasado, como lo hemos ya dicho, no puede ser para nosotros más que un depósito de donde extraemos alimentos que nuestra vida transforma y asimila. Así transformado, el pasado se vuelve una luz que nos ilumina hacia el porvenir; pero, en sí mismo, el pasado no podría ser el espejo del porvenir: lejos de ello, él no contiene todos los elementos; la vida de la Humanidad no es un silogismo donde el pasado sea las premisas y el porvenir la conclusión. 

La Humanidad es como un hombre que marcha: tiene la mirada dirigida hacia delante, un pie fijado en el presente, un pie levantado hacia el porvenir: sin embargo, las huellas de sus pasos anteriores permanecen fijadas sobre el polvo del pasado; pero no son más que huellas, rastros sobre la arena que testimonian su derrotero. "

Pierre Leroux
(Fragmento de "Pensador de la humanidad")
Foto: "El Pensador" de Augusto Rodin. Plaza Congreso



No hay comentarios: