17 de junio de 2013

"En la escena hay que actuar interna y externamente. La inmovilidad física no implica inacción. Se puede permanecer quieto y, sin embargo, actuar realmente.
            La acción interna es crear en la escena la vida interior del personaje representando, su vida psíquica, que se crea con la ayuda del proceso interior de la vivencia. La acción externa es la manifestación exterior de lo que se ha credo internamente.
            La acción interna es sentir internamente el papel, es cuando el actor identificado con el personaje transmite sus sentimientos, sus meditaciones, su esencia espiritual. Estas emociones las expresa en la intimidad, porque son palabras íntimas y valiosas para él. Es el elemento principal de la creación y la preocupación primordial del artista. Es preciso vivir el papel, experimentar sentimientos análogos al de éste, cada vez y en cada repetición.
            La dependencia de la actuación externa respecto de la vivencia es particularmente intima en nuestra orientación del arte. Un actor de nuestro tipo debe trabajar mucho más que otros no sólo en su preparación interna, que crea el proceso de la vivencia, sino también en el aparato externo, que expresa fielmente los resultados de la labor creadora de la emoción, su forma externa de encarnación."

Constantin Stanislavsky
(Actor, Director Escénico y Pedagogo Teatral)

Foto: De Iz.a Der. Sentados: Osvaldo Terranova, Cipe Linconsky, Sergio Renán, Leopoldo Torre Nilsson (Director) Jorge Rivera López 
De Pie: Hugo Arana, Héctor Alterio. Ensayo de la obra teatral "La Vuelta al Hogar" de Harold Pinter. 



No hay comentarios: