4 de junio de 2013


Zoncera Nº 40 AQUÍ SE APRENDE A DEFENDER A LA PATRIA

Ubicado en el suburbio pueblerino, el Tiro Federal suscita una imagen municipal y agreste, sabatina y dominical, asociada al pic-nic, los mosquitos y la primavera. Trae además reminiscencias escolares con algo de fiesta patria, de batallón infantil o compañía de boy-scouts. Y también la consigna. ¡Siempre listos… y con el dedo en el gatillo!
No sé si esto valdrá la pena para los porteños y los muchachos de ahora; pero para los puebleros de mi generación, sí. El tiro Federal se prestigiaba con las figuras masculinas de Guillermo Tell y el general Arana, grandote uno, petisito el otro. Asociaba también la flecha con el Máuser y el agitar de una banderita con la manzana. Eso sí; no llega tanto como para consustanciar la “papa” con la idea de una cabeza infantil atravesada.

No en vano he mencionado a Guillermo Tell. El Tiro Federal nos sugiere una democracia con olor a tambo, república ideal donde cada ciudadano es a la vez soldado y relojero y no tira papelitos a la calle. ”Aquí se aprende a defender a la Patria”  es la divisa del Tiro federal.
En el stand aprendemos cómo se la defiende: de pie, con y sin apoyo; rodilla en tierra, con y sin apoyo; o cuerpo a tierra. El enemigo está allá enfrente, bien identificado por el blanco. Pronto sabremos también que no es lo mismo tirar sobre blanco inmóvil que sobre un blanco que se mueve y contesta.

Pero en uno y otro caso se supone que el blanco está enfrente. Más aún, uno termina por creer que no hay otros blancos que los de enfrente de uno. Y es aquí donde empieza la zoncera. El verdadero enemigo nunca está enfrente. Ese es el blanco prefabricado para que no tiremos sobre el enemigo que está al lado, arriba o detrás, y que además tiene cara de amigo, por lo menos según nos lo pintan quienes suponemos lo debían identificar para que lo tirásemos, pero no como Guillermo Tell con su arco, a la manzana. A la cabeza.
Para defender la Patria es conveniente saber tirar, pero imprescindible saber quién es el enemigo, lo que empieza sabiendo qué es la Patria y ésta no es tarea del Tiro Federal.

Esta es tarea de la escuela, del libro, de la prensa oral y escrita, en una palabra, de los medios tendientes a la formación del pensamiento de los argentinos. Mientras todo eso en lugar de identificar al enemigo se preocupe de camouflarlo, sólo aprenderemos en el Tiro Federal a tirar. Y lo de ”Aquí se aprende a defender a la Patria” seguirá siendo sólo una de las zonceras argentinas. De pie, con y sin apoyo; rodilla en tierra, con y sin apoyo; o cuerpo a tierra.

Arturo Jauretche
(De su Libro Zonceras Argentinas)

No hay comentarios: