16 de agosto de 2013


"El agua le llegaba hasta las rodillas. Con las dos manos se levantó las polleras y avanzó lentamente río adentro.  

-Desnúdate…; no hay nadie.  Los muchachos se fueron a Avellaneda gritó desde la orilla su hermana, refiriéndose a nosotros. ¿Por qué no te atreves? ¿Cómo podés sentir vergüenza con este calor? insistió. 
Por aquí no pasa nadie. Además, tendríamos tiempo para vestirnos. 

Sentí la camisa cada vez más adherida a mi piel. La transpiración me producía un cosquilleo en la nuca, pero el temor a ser descubierto me inmovilizó por completo. Ni siquiera los espinillos ni las ortigas, rozando mis pantorrillas, lograban turbar mi posición de acecho. Esperaba. El fuerte calor de esa siesta de febrero era mi mejor aliado; más poderoso que su pudor y su vergüenza. Hasta mi aliento hubiera podido delatarme. Sus ojos no dejaban de acechar en todas las direcciones de la playa; un leve movimiento de ramas habría sido suficiente para despertar cualquier sospecha. 

Ella seguía mirando desesperada hacia una y otra orilla; yo, pacientemente, esperaba. Mi plan había resultado perfecto. Después del almuerzo dije a José María: A la hora de la siesta no hay nadie en la isla. Algunas no duermen…, lo dice Guastavino, de noche no nos van a dejar entrar. Solamente para los qué tienen libreta."

(Fragmento de "Fin de Fiesta"  de Beatriz Guido, película dirigida por Leopoldo Torre Nilsson, 1960)










No hay comentarios: