5 de septiembre de 2013



MICRO-CUENTO

-Usté, vamo. 
-¿Qué pasa? 
-El salgento que lo quiere ver. 
-¿Para qué? 
-¡Cómo que pa qué! Vamo, vamo. Andando. 
-Salgento, aquí está éte. 
-Está bien, retírate. ¿Qué, cómo anda esa barriga? Duele, ¿no verdá? Ah, pero te acostumbras, viejo. Dos o tres sacudiones más y nos dices todo lo que queremos. 
-Yo no sé nada sargento. Se lo juro y usted lo sabe. 
-No tiene que jurar, mi viejito. Nosotros te creemos. Nosotros sabemos qué tú no tienes nada que ver con esa gente. Pero te he traído aquí para preguntarte otra cosa. Vamo ver: ¿tú sabes nadar? 
-¿Qué? 
-Que si sabes nadar, hombre. Nadar. Así. 
-Bueno, sargento… yo… 
-¿Sabes o no sabes? 
-Sí. 
-¿Mucho o poco? 
-Regular. 
-Bueno, así me gusta, que sea modesto. Bueno, pues prepárate para una competencia. Ahora por la madrugá vamo coger una lancha y te vamo llevar mar afuera y te vamo echar al agua, a ver hasta dónde aguantas. Yo ya he hecho una apuestica con el cabo. No, hombre, no pongas esa cara. No te va a pasar nada. Nada más que una mojá. Después nosotros aquí te esprimimos y te tendemos. ¿Qué te parece? Di algo, hombre, que no digan que tú eres un pendejo que le tiene miedo al agua. Bueno, ahora te vamos devolver a la celda. Pero recuerda: por la madrugá eh. ¡Cabo, llévate al campión pal calabozo y ténmelo allá hasta que te avise! Oye: y va la apuesta.

Guillermo Cabrera Infante










No hay comentarios: