23 de junio de 2014



SU TRISTEZA ERA SUAVE

como el color de un lirio.
Y su dolor había conocido
a los primeros enamorados
que habitaron el planeta.

Por eso ahora
que se habían separado,
comenzaron
a estar
más cerca
que nunca
el uno del otro.


Miguel Angel Asturias






No hay comentarios: