30 de julio de 2014






"El momento siempre dictamina mi obra. Lo que yo siento, eso hago. Eso es para mí lo más importante. Todos pueden mirar, pero no siempre ven.  Yo nunca calculo ni considero; veo una situación y sé que está bien, incluso si tengo que retroceder para conseguir la iluminación apropiada."

André Kertész






28 de julio de 2014





                       Nuestro más sincero homenaje a la memoria de Iris Scaccheri, 
                                        figura indiscutida de nuestra danza.













Recordamos a Silvina Ocampo en un nuevo aniversario de su nacimiento. 


LAS HUELLAS

A orillas de las aguas recogidas
en la luz regular del suelo unidas
como si juntas siempre caminaran,
solas, parecería que se amaran,
en la sal de la espuma con estrellas,
sobre la arena bajo el sol las huellas
de nuestros pies desnudos
tan lejanos, y mudos.
Dejando una promesa dibujada
nuestra voz entretanto ensimismada
se divide en el aire y atraviesa
la azul crueldad de la naturaleza
mientras solos cruzamos
la playa y nos hablamos.

Silvina Ocampo






26 de julio de 2014




Oficio de amor

De la intimidad que ahora nos asusta 
Sale el pasado, 
Sale la espléndida nostalgia, 
Ejercicio callado del ocaso; 
De la valuación de Dios en la plegaria, 
Para que no estemos uno fuera del otro, 
Saldrá la amenaza, 
Celosa corrosión de los gestos 
Interrumpiendo nuestro abrazo. 

¡Oh manoseados sentimientos! 
Más y mejor seré yo mismo 
Cuando guarde de tu boca la idea 
Y aunque ya no pase del existir a la presencia 
Igualmente me verás contra tu boca 
Vigilando la mudanza de los días 
Hasta que, siendo como yo reliquia, 
Me ayudes a evitar esta agonía.

Alberto Girri
( "Obra poética IV")






24 de julio de 2014




Feliz Cumpleaños Griselda Gambaro!!! 

"Cuando escribo – y por lo tanto leo – puedo decirme que la inteligencia existe. Y que no es, obviamente, aquella que considera “procesos fascinantes” la creación de armas químicas o la invención a partir de una tecnología altamente sofisticada de aparatos destructivos. Que esa otra inteligencia existe y está ahí, en la página. Que el impulso creativo de la vida empieza en esa página, en la fuerza afirmativa de inventar y contagiar el deseo, que la lucidez existe y está ahí, y que mi pretensión, por más soberbia o desmedida que parezca, opone la inteligencia del juicio, del sentimiento y la imaginación a la locura en el mundo. Locura, por traer un ejemplo, que en el último agosto, a raíz de un incidente fronterizo en Medio Oriente, produjo cuatro víctimas por el corte de un árbol.

La literatura, aparte de significar muchas otras cosas, también es esto: la detención de la mirada sobre el árbol que crece y quiere vivir, el árbol cortado y la muerte. Hablar – escribir, leer – sobre la ausencia de cordura, aunque el azar de nuestra seguridad aparente protegernos."






23 de julio de 2014







DEL AMOR NAVEGANTE

Porque no está el Amado en el Amante
Ni el Amante reposa en el Amado,
Tiende Amor su velamen castigado
Y afronta el ceño de la mar tonante.

Llora el Amor en su navío errante
Y a la tormenta libra su cuidado,
Porque son dos: Amante desterrado
Y Amado con perfil de navegante.

Si fuesen uno, Amor, no existiría
Ni llanto ni bajel ni lejanía,
Sino la beatitud de la azucena.

¡Oh amor sin remo, en la Unidad gozosa!
¡Oh círculo apretado de la rosa!
Con el número Dos nace la pena.

Leopoldo Marechal 






20 de julio de 2014








ZAMBA PARA PEPE

Hace muchos años que te fuiste
y sin una lágrima te despedí.
Como el argentino de los tangos,
te quedaste solo en París
y ya lo canjeaste por neblina
al sol de tu país.

Hace muchos años que te quiero
y hace muchos más que te olvidas de mí.
Dicen que no vas a volver nunca
y tal vez yo no vuelva allí.
Te veré una noche por Corrientes,
esquina Rivolí.

Cuando un amigo se va
nadie nos devolverá
todo el corazón que le prestamos,
tanta compartida soledad.
Un amigo nuevo no es lo mismo, Pepe,
nos quiere por la mitad.

Todo cambia desde que te fuiste,
ya los argentinos no somos así.
Estamos mirándonos por dentro
y olvidándonos de París.
De nuestras cenizas renacemos
humanos al morir.

Quedan pocos de los que decían
que en este país no se puede vivir.
Ya bajo las manos del escudo
el palito ha echado raíz
y un montón de efímeros laureles
supimos conseguir.

María Elena Walsh
(Foto: En París, con sus dos Fernández: Pepe y Javier. 1980)










19 de julio de 2014



El Hincha 

Una vez por semana, el hincha huye de su casa y asiste al estadio. 
Flamean las banderas, suenan las matracas, los cohetes, los tambores, llueven las serpientes y el papel picado; la ciudad desaparece, la rutina se olvida, sólo existe el templo. En este espacio sagrado, la única religión que no tiene ateos exhibe a sus divinidades. Aunque el hincha puede contemplar el milagro, más cómodamente, en la pantalla de la tele, prefiere emprender la peregrinación hacia este lugar donde puede ver en carne y hueso a sus ángeles, batiéndose a duelo contra los demonios de turno. 
Aquí, el hincha agita el pañuelo, traga saliva, glup, traga veneno, se come la gorra, susurra plegarias y maldiciones y de pronto se rompe la garganta en una ovación y salta como pulga abrazando al desconocido que grita el gol a su lado. Mientras dura la misa pagana, el hincha es muchos. Con miles de devotos comparte la certeza de que somos los mejores, todos los árbitros están vendidos, todos los rivales son tramposos. 
Rara vez el hincha dice: «hoy juega mi club». Más bien dice: «Hoy jugamos nosotros». Bien sabe este jugador número doce que es él quien sopla los vientos de fervor que empujan la pelota cuando ella se duerme, como bien saben los otros once jugadores que jugar sin hinchada es como bailar sin música. 
Cuando el partido concluye, el hincha, que no se ha movido de la tribuna, celebra su victoria; qué goleada les hicimos, qué paliza les dimos, o llora su derrota; otra vez nos estafaron, juez ladrón. Y entonces el sol se va y el hincha se va. Caen las sombras sobre el estadio que se vacía. En las gradas de cemento arden, aquí y allá, algunas hogueras de fuego fugaz, mientras se van apagando las luces y las voces. El estadio se queda solo y también el hincha regresa a su soledad, yo que ha sido nosotros: el hincha se aleja, se dispersa, se pierde, y el domingo es melancólico como un miércoles de cenizas después de la muerte del carnaval. 

Eduardo Galeano
(Fragmento de "Fútbol a sol y a sombra") 







17 de julio de 2014





"En la vida se triunfa de muchas maneras, no sólo ganando carreras. Ahora el deporte está pagado enormemente, la televisión ha hecho ese milagro. En mi época no interesaba el premio. Corríamos lo mismo: hubiera premio o no.

Si mis campañas han servido para algo...Si corriendo automóviles fui útil a mi patria, eso lo dirá el tiempo. Yo sólo tengo un deseo, y es que mi conducta en el mundo pueda ser aprovechada por todos los jóvenes."

Juan Manuel Fangio
(Quíntuple Campeón Mundial de Automovilismo)









15 de julio de 2014




"No te duermas, no me dejes. Que la pequeña muerte no venga a sobornarnos. Que no quede pendiente de mi angustiosa desazón, sola, frente al oscuro roble y a los hilos telefónicos que se mueven bajo el impulso del viento de un verano. Este es un verano más. No me des la oportunidad de pensar que será el último. Ha sido hermoso vivir la vida juntos y me desagarro pensando en que llegará un tiempo en que alguno de los dos se irá. La vida debería durar trescientos años, y aún así, pasados los trescientos te estaría reclamando por una eternidad en la que vos y yo fuéramos los mismos. Llámalo amor. Llamémosle matrimonio. Llamemos en auxilio de ambos esa fortaleza mental que libra de la nostalgia y de la melancolía. Quererse de esta manera es un hecho antinatural. Es contra natura, oponer lo persistente, lo que dura, lo que permanece, a la fatal finitud. Uno de los dos o los dos estamos errados, amor mío. Uno de los dos debe desprender sus dedos de los dedos del otro. Pero no hoy. Todavía no. Demos otra vuelta de tuerca a la historia que nos ocupó la vida. No me dejes caer de esta mutua compañía que nos hace bien y nos gratifica. Ahuyentá el sueño que viene hacia vos como un viento bendito. No te duermas, no me dejes. Recuperemos la luminosidad celeste, ahora que algunos creen vernos viejos y que estamos tan jóvenes como para continuar con la aventura de modo que hasta el sueño en que caemos juntos nos reúna. Espero –oíme- que de este modo amable nos sorprenda el otro largo sueño."

Marta Lynch
(Fragmento de "Rendición de Cuentas")








12 de julio de 2014






Recordamos al querido Pablo Neruda en un nuevo aniversario de su nacimiento


"Bajo la noche extraña tu cintura dejaba

caer el peso puro de la nave en las olas
cortando en la sombría magnitud un camino
de fuego derribado, de miel fosforescente.
El viento abrió en tus rizos su caja tempestuosa,
el desencadenado metal de su gemido,
y en la aurora la luz te recibió temblando
en los puertos, besando tu diadema mojada.

A veces detuviste sobre el mar tu camino
y el barco tembloroso bajó por su costado,
como una gruesa fruta que se desprende y cae,
un marinero muerto que acogieron la espuma
y el movimiento puro del tiempo y del navío.
Y sólo tú entre todos los rostros abrumados
por la amenaza, hundidos en un dolor estéril,
recibiste la sal salpicada en tu máscara,
y tus ojos guardaron las lágrimas saladas.
Más de una pobre vida resbaló por tus brazos
hacia la eternidad de las aguas mortuorias,
y el roce que te dieron los muertos y los vivos
gastó tu corazón de madera marina.

Hoy hemos recogido de la arena tu forma.
Al final, a mis ojos estabas destinada.
Duermes tal vez, dormida, tal vez has muerto,
muerta:
tu movimiento, al fin, ha olvidado el susurro
y el esplendor errante cerró su travesía.
Iras del mar, golpes del cielo han coronado
tu altanera cabeza con grietas y rupturas,
y tu rostro como una caracola reposa
con heridas que marcan tu frente balanceada.

Para mí tu belleza guarda todo el perfume,
todo el ácido errante, toda su noche oscura.
Y en tu empinado pecho de lámpara o de diosa,
torre turgente, inmóvil amor, vive la vida.
Tú navegas conmigo, recogida, hasta el día
en que dejen caer lo que soy en la espuma."


Pablo Neruda
(Estrofas de su poema: "A una estatua de proa")











11 de julio de 2014






Recordamos al gran Aníbal Troilo en un nuevo aniversario de su nacimiento. 


GARÚA

¡Qué noche llena de hastío y de frío! 
El viento trae un extraño lamento. 
¡Parece un pozo de sombras la noche 
y yo en la sombra camino muy lento.! 
Mientras tanto la garúa 
se acentúa 
con sus púas 
en mi corazón... 


En esta noche tan fría y tan mía 
pensando siempre en lo mismo me abismo 
y aunque quiera arrancarla, 
desecharla 
y olvidarla 
la recuerdo más. 



¡Garúa! 
Solo y triste por la acera 
va este corazón transido 
con tristeza de tapera. 
Sintiendo tu hielo, 
porque aquella, con su olvido, 
hoy le ha abierto una gotera. 
¡Perdido! 
Como un duende que en la sombra 
más la busca y más la nombra... 
Garúa... tristeza... 
¡Hasta el cielo se ha puesto a llorar! 



¡Qué noche llena de hastío y de frío! 
No se ve a nadie cruzar por la esquina. 
Sobre la calle, la hilera de focos 
lustra el asfalto con luz mortecina. 
Y yo voy, como un descarte, 
siempre solo, 
siempre aparte, 
recordándote. 
Las gotas caen en el charco de mi alma 
hasta los huesos calados y helados 
y humillando este tormento 
todavía pasa el viento 
empujándome. 



Enrique Cadícamo - Aníbal Troilo








9 de julio de 2014







Recordamos a la querida Mercedes Sosa en un nuevo aniversario de su nacimiento


UN SON PARA PORTINARI

Para Cándido Portinari
la miel y el ron,
y una guitarra de azúcar
y una canción,
y un corazón.
Para Cándido Portinari
Buenos Aires y un bandoneón.


Ay, esta noche se puede, se puede,
ay, esta noche se puede, se puede,
se puede cantar un son.



Sueña y fulgura.
Un hombre de mano dura,
hecho de sangre y pintura,
grita en la tela.
Sueña y fulgura,
su sangre de mano dura,
sueña y fulgura,
como tallado en candela;
sueña y fulgura,
como una estrella en la altura,
sueña y fulgura,
como una chispa que vuela...
sueña y fulgura.



Así con su mano dura,
hecho de sangre y pintura,
sobre la tela,
sueña y fulgura,
un hombre de mano dura.
Portinari lo desvela
y el roto pecho le cura.



Ay, esta noche se puede, se puede,
ay, esta noche se puede, se puede,
se puede cantar un son!


Para Cándido Portinari

la miel y el ron,
y una guitarra de azúcar
y una canción,
y un corazón.
Para Cándido Portinari
Buenos Aires y un bandoneón.


Inti Illimani









7 de julio de 2014




“El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma.” 

Arthur Miller



(En la foto: Dos genios del teatro que nos enorgullecen con sus trabajos: Pepe Soriano y Julio Chavez. Aquí en la obra "Homenaje")






4 de julio de 2014




Recordamos al querido Astor Piazzolla en un nuevo aniversario de su fallecimiento.



VUELVO AL SUR

Vuelvo al Sur, 

como se vuelve siempre al amor, 
vuelvo a vos, 
con mi deseo, con mi temor. 
Llevo el Sur, 
como un destino del corazón, 
soy del Sur, 
como los aires del bandoneón.

Sueño el Sur, 

inmensa luna, cielo al revés, 
busco el Sur, 
el tiempo abierto, y su después.

Quiero al Sur, 

su buena gente, su dignidad, 
siento el Sur, 
como tu cuerpo en la intimidad.

Te quiero Sur, 

Sur, te quiero.
Vuelvo al Sur, 

como se vuelve siempre al amor, 
vuelvo a vos, 
con mi deseo, con mi temor.

Quiero al Sur, 

su buena gente, su dignidad, 
siento el Sur, 
como tu cuerpo en la intimidad. 
Vuelvo al Sur, 
llevo el Sur, 
te quiero Sur, 
te quiero Sur...




Astor Piazzolla








2 de julio de 2014






“La niñez se mide por los sonidos, los olores y la vista, antes de que llegue la oscura hora de la razón”

John Betjeman, (1906-1984)