25 de septiembre de 2015



En recuerdo de Alejandra Pizarnik 


YO SOY... 

mis alas?
dos pétalos podridos
mi razón?
copitas de vino agrio
mi vida?
vacío bien pensado
mi cuerpo?
un tajo en la silla
mi vaivén?
un gong infantil
mi rostro?
un cero disimulado
mis ojos?
ah! trozos de infinito


Alejandra Pizarnik











23 de septiembre de 2015




Eterno Pablo, en un nuevo aniversario de tu partida. 


A TODOS, a vosotros,
los silenciosos seres de la noche
que tomaron mi mano en las tinieblas, a vosotros,
lámparas
de la luz inmortal, líneas de estrella,
pan de las vidas, hermanos secretos,
a todos, a vosotros,
digo: no hay gracias,
nada podrá llenar las copas
de la pureza,
nada puede
contener todo el sol en las banderas
de la primavera invencible,
como vuestras calladas dignidades.
Solamente
pienso
que he sido tal vez digno de tanta
sencillez, de flor tan pura,
que tal vez soy vosotros, eso mismo,
esa miga de tierra, harina y canto,
ese amasijo natural que sabe
de dónde sale y dónde pertenece.
No soy una campana de tan lejos,
ni un cristal enterrado tan profundo
que tú no puedas descifrar, soy sólo
pueblo, puerta escondida, pan oscuro,
y cuando me recibes, te recibes
a ti mismo, a ese huésped
tantas veces golpeado
y tantas veces
renacido.
A todo, a todos,
a cuantos no conozco, a cuantos nunca
oyeron este nombre, a los que viven
a lo largo de nuestros largos ríos,
al pie de los volcanes, a la sombra
sulfúrica del cobre, a pescadores y labriegos,
a indios azules en la orilla
de lagos centelleantes como vidrios,
al zapatero que a esta hora interroga
clavando el cuero con antiguas manos,
a ti, al que sin saberlo me ha esperado,
yo pertenezco y reconozco y canto.

Pablo Neruda












17 de septiembre de 2015




Inolvidable China..... a un año de tu partida


“Cuántos males hubo en el mundo donde la culpa la tuvo el dinero. No se acaba la lista. Y es un enemigo difícil de vencer. Desgraciadamente es así. Yo te juro por Dios que no tengo ni la menor idea de la plata que tengo”.

“Admiro hoy en día cuando de golpe una mujer cuenta su vida privada. Para mí es como mirar por el ojo de la cerradura“.

“A mí me pasa una cosa muy rara: me divierte estar viva. Le saco jugo a todo lo que me pasa”.

“Envejecer es cambiar de gustos. Y los nuevos son tan disfrutables como los anteriores”.

“Yo disfruto de todo. Me despierto agradecida y feliz por estar viva, por tomar ese café con leche que disfruto tanto y comer ese dulce de membrillo tan rico”.

“Quisiera que el cielo sea exactamente igual a la Tierra, pero sin las cosas malas. Sin guerras, ni Bush, ni pobreza ni enfermedades”.


China Zorrilla 
(extractos de reportajes)











15 de septiembre de 2015



Homenaje a Adolfo Bioy Casares, en un nuevo aniversario de su nacimiento. 



"Mi pensamiento es pesimista; mi sentido vital es optimista. A mí me encanta la vida, yo me divierto con vivir. Si oigo una frase que me hace gracia, estoy contentísimo; si he soñado un sueño que me parece divertido, de algún modo estoy encantado; si se me ocurre una idea, lo mismo… Me gusta leer, me gusta ir al cine… 

Yo tengo la impresión de que, cuando hago el balance de mis días, en general puedo decir que me he divertido y que, en los días estériles, tampoco lo pasé tan mal. En cambio, si yo reflexiono sobre la vida, pienso que nada tiene demasiada importancia porque seremos olvidados y desapareceremos definitivamente. Eso es lo que yo pienso. 

Yo creo que nuestra inmortalidad literaria es a corto plazo, porque un día habrá tanta gente, que no se podrán acordar de todos los escritores que hubo en un momento. O se acordarán muy imperfectamente. Ya no seremos materia de placer para nadie: seremos materia de estudio para ciertos especialistas, que quieran estudiar tal y tal tendencia de la literatura argentina de tal año. Y, después de todo eso, un día la Tierra chocará con algo, ya que la Tierra, como todas las cosas de este mundo, es finita. Un día desaparecerá la Tierra, y entonces no quedará el recuerdo de Shakespeare, y menos aún el de nosotros. Así que pienso que, teniendo en cuenta todas estas cosas, nada de la vida es muy importante.

Entonces, yo casi podría reducir la importancia de la vida a una idea: la idea de que son importantes las cosas que, por lo menos, nos hacen estar complacidos. Vale decir: a mí, por ejemplo, me duele algo que es cruel o es deshonesto. 
O inclusive algo que sea desconsiderado con otra persona: eso me duele. Entonces, salvo hacer esas cosas y salvo hacer las que dan placer y dan alegría, nada tendría importancia."


Adolfo Bioy Casares
(Siete conversaciones con Adolfo Bioy Casares. Fernando Sorrentino) 










11 de septiembre de 2015








A los maestros en su día. 


Romance de los vanos encuentros

No preguntes quién pone en este canto 
un alma destinada al sufrimiento 
y un pobre corazón que te ama tanto.

Bronces de las ocho y media 
nos llaman cada mañana 
-entre tu casa y mi casa- 
de dos cornisas y un breve saludo de camaradas.
¡Estás tan bella, vestida 
de crujiente espuma blanca 
baje ese sol de las ocho 
que te ciñe y que te alaba!
Sus amarillas saetas 
bordan en tu pelo el aura 
que me recuerda las leves 
imágenes de las santas.
(Pienso que rezarte a ti 
tal vez me salvará el alma...)
II 
Las campanas matinales 
ponen música en la senda 
por donde a tu escuela vas, 
por donde voy a mi escuela.
Tontamente, tontamente 
me vuelve la vieja idea 
cada vez que nos cruzamos 
en nuestras rutas opuestas: 
pienso en el ayer que ataba 
con una risa dos sendas, 
cuando jamás nos cruzábamos 
tú y yo en camino a la escuela.
Con una misma campana, 
con una misma existencia, 
y por una misma calle 
con sol de las ocho y media... 
Para nosotros, entonces, 
había una sola escuela.
III 
La señorita maestra 
pasa vestida de blanco ; 
en su oscuro pelo duerme 
la noche aún, perfumado, 
y en lo hondo de sus pupilas 
yacen dormidos los astros.
Buenos días señorita 
del caminar apurado; 
cuando su voz me sonríe 
olvido todos los pájaros, 
cuando sus ojos me cantan 
se torna el día más claro, 
y subo la escalinata 
un poco como volando, 
y a veces digo lecciones.


Julio Cortázar 












6 de septiembre de 2015




Homenaje al Dr. Luis Federico Leloir, en un nuevo aniversario de su nacimiento. 


El Dr. Leloir fue un médico y bioquímico argentino que recibió el Premio Nobel de Química en 1970.

Su investigación más relevante, y por la cual obtuvo la distinción que le otorgó fama internacional, se centra en los nucleótidos de azúcar, y el rol que cumplen en la fabricación de los hidratos de carbono. Tras su hallazgo se lograron entender de forma acabada los pormenores de la enfermedad congénita galactosemia.












5 de septiembre de 2015



Felices 101 años Nicanor!!!!!!!!!! 


Recuerdos de infancia:
los árboles aún no tenían forma de muebles
y los pollos circulaban crudos por el paisaje


Buenas Noticias:
la tierra se recupera en un millón de años
Somos nosotros los que desaparecemos


Nicanor Parra